jueves, 17 de julio de 2014

A destajo...


De amor nos hemos muerto todos
y  todos, o una inmensa mayoría
nos hemos resucitado.

Por eso es que yo creo
que el mundo está lleno de locos suicidas,
que habiendo probado la muerte un día
van buscando enamorarse de nuevo.

Aletargados entre letras asesinas
o sacudiendo el esqueleto en fiestas parisinas,
allí, se van exponiendo los corazones,
solicitando dagas afrodisiacas
que maten de nuevo más profundamente.

De amor, nos hemos muerto todos
y también a todos,
(los que nos volvimos a respirar la vida)
nos ha gustado morirnos

Por eso esa agonía constante
de buscar nuevos martirios,
homicidas frescos,
maneras de morir distintas.

Es la muerte lo que nos mantiene vivos.
La angustia de encontrar una muerte más lenta.
La perseverancia de morir más despacio.

Somos todos
coleccionistas de corazones defraudados,
 lecciones no aprendidas,
de destinos desgajados.

Hemos todos
en este proceso de vida
muerto...

... Y matado a destajo.




lunes, 29 de abril de 2013

Perfecciónate...


Antes de morir,
procura llenarte los ojos de sonrisas
y los oídos de voces familiares.
Guarda en tu mente aromas
que te recuerden historias
y llena una caja de objetos absurdos
que te colmen de significados.

Antes de morir,
pasea tus dedos entre el cabello
de quien más amas.
Regálale un secreto
a alguien que se llevará por ti
a la tumba.

Ten un cajón de la vergüenza,
tomate un chocolate dulce
a salud de quien te dio tardes amargas.
Dedícate una canción
Y supera un miedo.

Antes de que la vida
te tome por sorpresa
y te invite a despedirte,
ten cientos de anécdotas platónicas
y una historia de amor verdadero.

Habla con desconocidos
y ten un pasatiempo…. Perfecciónate.

Baila, aunque no sepas.
Canta, sin importar tu tono de voz,
llora como si no hubiera mañana
ten un chiste que te haga reír a carcajadas
y un relato que siempre cuentes.
Escucha a tus abuelos.

Antes de morir,
asegúrate de haber probado todos los pasteles
haber brindado las dos manos
y heredado una manía.
Llénate de sabiduría empírica
Sinte el aire frio en la cara
Y deja que el sol se te meta por los  poros.
Memoriza la cara de tu madre,
has las pases con tus hermanos,
adopta una mascota,
descubre un mejor amigo.

Asegúrate
antes de morir,
de que la vida
y tu con ella,
se escurrirán por los caudales
de los recuerdos eternos.

viernes, 4 de enero de 2013

De aquí a que te me olvides...


Prometo extrañarte
de aquí a que los hilos de las anécdotas
se quemen de frio y soledad.

En cuanto un arrebato de existencia
disuelva los idilios
y me mude de las añoranzas.

Al momento justo,
en que tu vida
se le reste de raíz a la mía.

En el momento exacto
en que tu voz y tu eco,
sean el negro absoluto
en mi gama de colores.

En cuanto llegue un instante
de sensatez,
de cordura.

Al instante mismo
de silencio tácito en el alma.
De inenarrable paz en las letras.

Prometo extrañarte de aquí…

… A que te me olvides.

martes, 17 de julio de 2012

Adicto.....

Cuando eres adicto a la tristeza
siempre habrá maneras de encontrarla.
De llorar lagrimas que desconoces
y perderte en vacios inconscientes.

Te das cuenta
que los senderos recorridos
 te llevan siempre
 a descubrir nuevas rutas de miseria…

 …De dolor incuestionable.

 Cuando la tristeza es un vicio,
 sabes hallarla inclusive en las sonrisas.
Ves reflejos de nostalgia en las miradas
y te regocijas en los claroscuros de la vida.

Sabes penetrar tus venas
desgarrar el alma
e ir más profundo.
Cada día más adentro…

…. Cada vez más oscuro.

 Cuando descubres
que estás en la línea negra del inconsciente,
 que perteneces al área donde los demonios se ocultan,
entiendes que la agonía puede ser palpable, deleitable.

Encuentras en el dolor,
el azúcar amargo de la vida.
Seduces a la nostalgia
 y te tomas una tarde aplazado en la melancolía.

Cuando eres adicto a la tristeza,
sabes que el vaivén de las emociones
 es un laberinto sin salida.
Que el oxigeno nunca alcanza
que las premoniciones permanecen…

…Y que los fantasmas nunca se largan.

martes, 11 de octubre de 2011

Vuelo… (Al centro de mi)


Hoy hice un viaje interno por la vida,
me respire por horas
y pasee entre los laberintos de las ideas.

Descubrí cuantos sueños
se quedaron atrapados en la inconciencia
y cuantos globos nunca deje escapar al limbo.

Aprendí que la manera de caminar hacia adelante
es enfrentándose a las encrucijadas de adentro.
Que uno debe desarrollar un sentimiento de pertenencia
y encontrarse siempre uno frente a uno.

Hoy caminé por mis recovecos y mis miserias.
Encontré agujeros,
que traté de ocultar con cariños pasajeros
y anécdotas poco fundamentadas.
Luego me perdone por no llenar de amor propio los espacios.

Vi pasar en cámara lenta
los días de soledad
y me pareció que nunca estuve tan sola.

Le otorgue un par de minutos
a los silencios acumulados
y descubrí que - al menos en mi historia -
estaban llenos de palabras.

Divagando,
encontré noches de promesas
y deseos concedidos.
Madrugadas de suspiros
y sueños fugaces.
Historias brindadas,
realidades profundas
y sonrisas a granel.

Hoy, cuando volé al centro d mi,
reconocí los instantes de plenitud y éxtasis.
Hice las paces conmigo,
me disculpe y me hice amiga del pasado.

Deje partir a quien se había ido hace mucho tiempo.
Camine entre los recuerdos,
le agradecí a la memoria.
Me tope de frente con mis errores, mis derrotas
y encontré sabiduría.

En el camino hacia adentro
encontré nostalgia en mis paredes,
cuadros de melancolía
y un pasillo que me llevaba
a la sala principal
que estaba llena de corazones brindados.

En mi viaje interno por la vida
sentí amor profundo destilándose por mis poros,
pasión desbordándose desde mis venas,
vibraciones profundas en cada vuelta acelerada
y una paz infinita.

Paz, sí… Por sobre todas las cosas.

lunes, 1 de agosto de 2011

Incontenible…

Hoy la vida me olió a tu sonrisa,
a todas esas tardes de infancia
que se impregnaron en mi memoria.

Tengo tu sazón en los labios,
tus ojos en mis ojos
y nuestros secretos
musitando a los alrededores.

Hoy,
tu voz se me metió a los oídos
y retumbo tan fuerte en mis adentros,
que tuve que pensar fuerte
para escucharme.

Esta mañana
me supo a caminatas frías,
a leche hervida,
a pan de azúcar.

Sentí el apretón de tus manos firmes
en mis huesos blandos
y viví de nuevo el amor
que se te escapaba desde el fondo.

… Sí, eras incontenible.

Hoy la vida me olió a ti
y camine contigo.
Pasos chiquitos para no caernos,
ritmo adecuado
para no trastabillar.

Hoy no tuve posibilidad de extrañarte.
Me amarré al sonido de tu risa,
sumergí los labios en la leche tibia
y me bebí nuestros recuerdos…

…Aquellos que nos hacen vivir eternamente,
esos que te mantienen siempre adentro.

martes, 31 de mayo de 2011

Hoy me descubrí cadáver….


Hoy me descubrí cadáver.
Era apenas un pedazo de carne
que había olvidado el alma
reposando en la vida de nadie.

Perenne, ausente,
olvidada de cualquier idilio
de posibilidades.

Allí estaba algo
Que había tenido cientos de historias,
que como todo buen humano
deambulo por sus necesidades
y reposo sereno entre sus sueños….

…Y sus abismos.

Inmóvil, frío.
muy lejano a la imagen celestial
y llena de paz
que te dibujan en los entierros.

Hoy me descubrí cadáver
y morí sola,
sin remordimientos ni alegatos.
Sin necesidad de heredar
la tragedia del último momento
y evitándome cuestionamientos
de sí había tenido - o no –
una buena vida.

Decidí que mis parpados
no serían la última mirada,
por ello
Reposaba en silencio
Con los ojos bien clavados en el limbo.

¿Y las manos?

….Las manos.
Esas, las deje abiertas como alas.

Supe que,
(en algún momento)
querrían amarrarme
un puñado de flores
o un crucifijo con el que
- las que se saben culpables -
sacian su conciencia,
tan llena de arrepentimiento
y promesas mal logradas.

No, yo me iría eterna
y solitaria.
Vagabunda por la muerte,
caminante, trasnochada.

Me descubrí cadáver
y me dio risa
lo inerte del cuerpo
y la plenitud del alma.
Lo vacía que era yo sin mí…

… La naturalidad que existe
cuando ya no eres nada.