lunes, 13 de abril de 2015

Morirse...



Morirse…
Cualquiera lo hace.

Ya sea que te sientes a esperar que caigan los años de pronto
o que te tomes la oportunidad y te le adelantes a la vida.

Morirse es simple,
no como las decisiones complejas
de comprarse o no un helado,
o salir a dar una vuelta al parque.

Por eso cualquiera lo hace.

No porque sea una ley dicha
si no porque es fácil
y a la gente le gusta dejarse llevar
por lo que ya está escrito.

Morirse,
lo hace cualquiera.

El bichito que retumba en la ventana,
la flor que olvida robarle luz al sol,
el hombre que se olvida de la risa.

Nadie tiene un manual para morirse
porque de cierta manera
todos sabemos hacerlo
y todos vamos a lograrlo un día. 

Desaparecer entre los silencios,
ocultarse entre las sombras,
alejarse de las conversaciones,
ignorar a quien te ama,
negar un beso.
Eso es morir de a poco
y lo hacemos todos los días.

Justo ahora,
mientras leo de la muerte,
la escribo
o la describo,
pedacitos de vida se me van apagando.

Vivir la vida
eso es lo complicado,
porque morirse
eso, tarde o temprano.
lo hacemos cualquiera.

jueves, 2 de abril de 2015

Mi mejor mentira...



He aprendido a verte como un ocaso vació,
a encontrar tu temperatura
en el justo grado cero donde no pasa nada.
A contemplarte como manecilla rota.

Descubrí la manera de inventar un tú
que vive en mi pasado,
un tú del que es digno hablar,
y que me arrebata sonrisas…

…Un tú que sabemos no existe.

He aprendido a hacer de ti un tema recurrente,
una conversación que mantengo en mi cabeza,
en el más profundo silencio.

A buscarte en secreto entre las fotos.

Me inventé un juego ideal
en el que inclusive nos parecemos,
y una extraña forma de hablarte
con la que hasta parece, me escuchas.

Bauticé una canción con tu nombre
escribí una carta en la arena,
silbé tu nombre en el eco,
bailé descalza, canté sola…

…He hice de ti mi mejor mentira.

Eventualmente...


Eventualmente, te me pasaras.
Dejarás de ser esa rutina que nos hacía sonreír,
el mensaje matutino,
las conversaciones sin sentido,
los apodos, las frases.

Poco a poco
mi normalidad volverá a dibujarse sin ti

De manera lenta pero constante
te iré sacando de las ideas.

Aún no se cómo,
pero he de alcanzar los sueños que me hice
y los quemaré de uno en uno.

Esporádicamente te me pasaras,
de a un día de a dos
y cuando menos me espere
habrán sido semanas sin ti.

Justo así
como todo sucede,
un día -de esos que pintan para ser cualquiera -
tu sólo habrás pasado.
 

jueves, 17 de julio de 2014

A destajo...


De amor nos hemos muerto todos
y  todos, o una inmensa mayoría
nos hemos resucitado.

Por eso es que yo creo
que el mundo está lleno de locos suicidas,
que habiendo probado la muerte un día
van buscando enamorarse de nuevo.

Aletargados entre letras asesinas
o sacudiendo el esqueleto en fiestas parisinas,
allí, se van exponiendo los corazones,
solicitando dagas afrodisiacas
que maten de nuevo más profundamente.

De amor, nos hemos muerto todos
y también a todos,
(los que nos volvimos a respirar la vida)
nos ha gustado morirnos

Por eso esa agonía constante
de buscar nuevos martirios,
homicidas frescos,
maneras de morir distintas.

Es la muerte lo que nos mantiene vivos.
La angustia de encontrar una muerte más lenta.
La perseverancia de morir más despacio.

Somos todos
coleccionistas de corazones defraudados,
 lecciones no aprendidas,
de destinos desgajados.

Hemos todos
en este proceso de vida
muerto...

... Y matado a destajo.